lunes, 14 de junio de 2010

Afecciones estomacales

Afecciones estomacales

pág. 311

El horóscopo número 17 nos presenta una serie de enfermedades, pero
todas ellas tienen su asiento y raíz en un apetito insaciable estimulado por el
hecho de que la persona envuelta es un jefe de cocina profesional. Venus en
Tauro da discernimiento en la alimentación, y el sextil de Mercurio en Cáncer
causa que la mente se oriente en la dirección de la preparación de platos que
halagan el paladar. Pero la Luna, siendo el regente de Cáncer, el signo saliente, la
cual tiene dominio sobre el estómago, indica que la indulgencia en la satisfacción
de su apetito ocasionará un desastre. El estómago dilatado oprime el corazón, del
cual el Sol, nuestro dador de vida, es el regente. Este planeta está en Géminis, el
signo que tiene dominio sobre los pulmones y en cuadratura con Marte en Piscis.
Marte gobierna el hierro de la sangre y el Sol nos da el oxígeno, de modo que esta
cuadratura nos indica que la sangre estará falta de tal elemento dador de vida.
La conjunción del Sol con Urano en Géminis produce la moción
espasmódica de los pulmones y hace más laboriosa la inspiración para obtener el
oxígeno suficiente con cuya función se suministra este elemento al sistema y,
como consecuencia de todo esto, se produce el estado conocido como asma.
Saturno y Júpiter están en Virgo, el cual rige el abdomen, en cuadratura con el Sol
y Urano en Géminis indicando la falta de circulación y una tendencia hacia
protuberancias ulcerosas, habiendo también una falta general de nutrición en todo
el organismo, debido a la gran cantidad de energía solicitada para eliminar los
desechos y materias extrañas de las cantidades enormes de alimento que esta
persona consume. Por triste que parezca, las personas que tienen esta profesión
hacen protestas de que ellas no pueden evitar el probar los platos y que a
despecho de todas las enfermedades ellas deben comer con exceso. A pesar de
todo esto, sería muy prudente que estas personas buscasen otra profesión y
obligasen a su sistema a ser moderado en la alimentación.
En el horóscopo número 18 tenemos la configuración natal de otro jefe de
cocina y sus características son semejantes a las del horóscopo acabado de
mencionar. Cáncer, el signo del estómago, está saliendo con Marte y el Sol muy
cercanos al Ascendente; de este modo las fuerzas de este individuo serán
dirigidas principalmente hacia el estómago y la posición de la Luna señala
resultados desastrosos eventuales por satisfacer su apetito codicioso. El Sol es
vida y movimiento, Marte es energía dinámica, y la actividad excesiva centrada en
el estómago para producir la digestión causa que este órgano esté inflamado. La
Naturaleza no es un constructor jeremíaco; ella construye substancialmente y
bien; nuestros cuerpos nunca podrán resistir los abusos que nosotros les
obligamos a cometer, sino que el organismo más saludable tendrá que ceder y
doblegarse con el tiempo ante estos excesos horrorosos. Como está indicado por
el Sol y Marte se desarrolló una úlcera por el calor interno que actuando sobre el
estómago aligeró a esta pobre alma de su cuerpo deteriorado. Neptuno en Tauro,
el signo del paladar, fue también, como es natural, un factor contribuyente. No
obstante, no debe suponerse que todo aquél que tenga a Cáncer saliendo, o
muchos planetas en este signo, es irremisible que muera de la enfermedad a la
cual ha dado nombre, pero debe ser una parte del conocimiento y prudencia para
educar a nuestros hijos que tengan tales configuraciones, para que se abstengan
de sobrealimentarse, porque es un axioma que hay más personas que mueren de
sobrealimentación qué por falta de alimentos.

***

del libro "El Mensaje de las Estrellas" de Augusta Foss de Heindel y Max Heindel

No hay comentarios:

Publicar un comentario