lunes, 14 de junio de 2010

EFECTOS PATÓGENOS DEL SOL




EFECTOS PATÓGENOS DEL SOL

pág. 272


El Sol rige en primer lugar el fluido vital que pasa al organismo por medio
del bazo, se transfiere al plexo solar y desde aquí se distribuye por todo el cuerpo.
Este fluido vital es invisible a la humanidad ordinaria, pero aquéllos dotados de
vista espiritual lo ven como de un fluido rosáceo que es parecido a la electricidad
de los cables de una corriente telefónica o telegráfica. Cuando por los cables
destinados a transportar electricidad no pasa la corriente eléctrica están muertos y
los instrumentos telefónicos o telegráficos no responden; de igual modo cuando
por alguna razón u otra el invisible fluido vital cesa de circular por alguna parte del
organismo humano en cantidad suficiente aquella parte del cuerpo no realiza su
función debidamente y, como consecuencia de esto, se produce una enfermedad
continuando hasta que se ha operado alguna intervención y se ha dejado el paso
expedito al fluido vital. Por esta razón, un Sol afligido produce siempre
enfermedades, especialmente en el horóscopo de un hombre, y en el horóscopo
de una mujer la Luna, la cual es el reflector de las fuerzas solares, hace su mismo
oficio y ejecuta sus mismas funciones. El corazón y el pons varolii, o lazo vital
situado en el cerebro, son las partes principales del organismo humano dominadas
por el Sol, Cuando el Sol está bien aspectado en Leo o en Aries, puede esperarse
una salud magnífica. Pero, por otra parte, cuando está afligido, produce
enfermedades diversas con arreglo al signo en el que está colocado. Estas
enfermedades pueden relatarse como sigue:

El Sol afligido en Aries, el signo que rige la cabeza, da la tendencia a la
afasia, pérdida de la memoria, fiebres cerebrales, hemorragias cerebrales y
meningitis; a la anemia cerebral o congestión de la sangre, los desmayos y
dolores de cabeza.

El Sol afligido en Tauro da tendencia a las angustias, difteria y pólipos de
la nariz. En las Pléyades (Tauro 29º) produce afecciones en la vista.

El Sol afligido en Géminis da tendencia a la pleuresía, a la bronquitis y a
la hiperemia de los pulmones.

El Sol afligido en Cáncer da tendencia a la anemia, a la hidropesía, a la
dispepsia y a la fiebres gástricas.

El Sol afligido en Leo da tendencia a la palpitación del corazón, a los
dolores de espalda y a las afecciones de la espina dorsal. En Ascelli (Leo 6º), da
también afecciones a los ojos.

El Sol afligido en Virgo da tendencia a las perturbaciones de la
asimilación, a la peritonitis, a las fiebres tifoideas y a la disentería.

El Sol afligido en Libra da tendencia a la enfermedad de Bright y a las
erupciones de la piel como consecuencia de un exceso de calor en la sangre,
porque Saturno rige la piel y Libra en su signo de exaltación.

El Sol afligido en Escorpio da tendencia a los cálculos renales, a las
perturbaciones menstruales y génito-urinarias, y a las afecciones uterinas y de los
ovarios.

El Sol afligido en Sagitario da tendencia a la ciática, a la parálisis de los
miembros y a las afecciones pulmonares. Si el Sol está en Antares (Sagitario 8º) y
afligido por uno o más de los signos maléficos, existe el peligro de sufrir de los
ojos.

El Sol afligido en Capricornio da tendencia al reumatismo, a las
enfermedades de la piel y a los trastornos digestivos.

El Sol afligido en Acuario da tendencia a las venas varicosas, a la
hidropesía, a las palpitaciones del corazón y a una circulación pobre.

El Sol afligido en Piscis da tendencia al sudor de los pies, a disturbios
intestinales, a la fiebre tifoidea, etc.

***

del libro "El Mensaje de las Estrellas" de Augusta Foss de Heindel y Max Heindel

No hay comentarios:

Publicar un comentario