miércoles, 22 de septiembre de 2010

EDAD DE PISCIS PISCIS — VIRGO



EDAD DE PISCIS

PISCIS — VIRGO


Cristo fue el gran Pastor pero llamó a Sus discípulos “pescadores de
hombres”, porque el Sol por precesión estaba entonces abandonando el signo de
Aries, el Cordero, y entraba en Piscis, el signo de los peces. Por lo tanto se estaba
abriendo una nueva fase de la religión Aria. La mitra de los obispos tiene también
la forma de una cabeza de pescado.
En el Nuevo Testamento no se hace mención del Toro o del Cordero, pero
en cambio se hacen muchas referencias a los peces. Encontramos también la
virgen celestial muy preeminente y la espiga de trigo de Virgo, es el pan de la vida,
que debe ser ganada por medio de una pureza inmaculada. De este modo Cristo
alimentó a la multitud con peces (Piscis) y pan (Virgo).
En la época de Virgo, la nueva religión del Cordero, Aries, no hubiera
podido sostenerse. Moisés, el primitivo caudillo, no hubiera podido llevar al pueblo
elegido a la “tierra prometida”. Esto quedó reservado para Josué el hijo de Nun.
Josué es la palabra hebraica de “Jesús” y la palabra también hebraica “Nun”
significa pez (Piscis). De este modo se profetizó que la religión del Cordero
alcanzaría su preeminencia durante el pasaje por precesión del Sol a través del
signo Piscis (los peces).
Esta profecía ha sido totalmente cumplida, pues durante los 2.000 años que
han transcurrido desde el nacimiento de Jesús, la religión del Occidente ha sido
enseñada por un sacerdocio célibe, adorada en una virgen inmaculada
simbolizada por el signo celestial de Virgo, el cual es el opuesto de Piscis. Este
mismo sacerdocio también ha disfrutado del alimento de peces y ha tenido
prohibido el uso de la carne en días determinados. Cuando los hijos de Israel
abandonaron las ollas de carne de Egipto, donde el Toro fue degollado, lo
abandonaron por la sangre del Cordero. Pero en la dispensación de Piscis no se
implica derramamiento alguno de sangre, y el comer carne su condena como un
pecado en momentos determinados, porque al hombre se le enseña ahora a
dominar los embates y la lujuria de la carne. Este ideal fue concebido bajo la
dispensación Aria, cuando el pueblo elegido estaba todavía en el desierto, pero sin
éxito, pues ellos no hubieran recibido el maná del cielo. Ahora, sin embargo, el
hombre está muy dominado por la práctica canibalesca y en los 700 años que
todavía faltan para que la Época Acuaria se manifieste definitivamente, nosotros y
probablemente todos, habremos hecho grandes esfuerzos para dominar el deseo
de la carne, porque Virgo, la inmaculada virgen celestial, y las espigas de trigo
contenidas en tal signo, nos señalan ambos ideales tan provechosos para el
desarrollo del alma en el tiempo actual. Júpiter, el planeta de la benevolencia y de
la filantropía, que rige Piscis, ha sido un factor preeminente en la promoción del
altruismo en los pasados 2.000 años.

***

del libro "El Mensaje de las Estrellas" de Augusta Foss de Heindel y Max Heindel

No hay comentarios:

Publicar un comentario