viernes, 3 de septiembre de 2010

LA INFLUENCIA DE LOS DOCE SIGNOS AL SALIR ESCORPIO (EL ÁGUILA)



LA INFLUENCIA DE LOS DOCE SIGNOS AL SALIR

ESCORPIO (EL ÁGUILA)
pág. 59

La nariz es el rasgo más saliente de los de Escorpio; es grande, fuerte y
arqueada pareciéndose al pico del águila; las cejas son espesas, los ojos fijos y
rasgados; la mandíbula es muy pesada, el brillo de los ojos y el asentamiento de
las mandíbulas indican la gran determinación que es la característica más
preeminente de los de Escorpio. La cara es angulosa, el cutis moreno y el pelo
obscuro con unos tintes rojizos peculiares, que se notan cuando el Sol brilla sobre
ellos. Los dientes son grandes y sujetos a caerse tempranamente. El cuerpo es
corto y más bien grueso, con un corto y voluminoso cuello que se parece al del
signo opuesto: Tauro.
Las personas de Escorpio siempre defienden sus derechos con mareado
tesón y nunca se sujetan a las imposiciones, aunque están muy dispuestos a
atropellar el derecho de los otros. Siempre están apesadumbrados por las cosas
que pueden ocurrirles, pero que nunca suceden, y de este modo la vida es para
ellos un martirio y para los que les rodean. El sarcasmo que pica como un
escorpión, está siempre en la punta de su lengua; no obstante, su amor es fuerte y
sus aspiraciones sublimes. Así, pues, hay dos naturalezas en lucha en los de
Escorpio y necesitan mucha simpatía y conmiseración por parte de sus amigos.
En la hora del peligro nunca retroceden, sino que realizan los hechos de heroísmo
con un desprecio de sí mismos que llega a la temeridad y casi a la locura. La
mente es aguda, fría y serena; por lo tanto, los hombres de Escorpio suelen ser
buenos militares y excelentes cirujanos. La mujer de Escorpio tiene una familia
numerosa.
El Sol en Escorpio acentúa las buenas cualidades y rasgos y da amor o
gusto por el misticismo pero Marte, el regente, trae el lado mundano del signo y
forma los que se conocen como burlones o escépticos.

***

del libro "El Mensaje de las Estrellas" de Augusta Foss de Heindel y Max Heindel

No hay comentarios:

Publicar un comentario