viernes, 3 de septiembre de 2010

MERCURIO, EL PLANETA DE LA RAZÓN



CAPÍTULO X

MERCURIO, EL PLANETA DE LA RAZÓN
pág. 107

Mitológicamente Mercurio está representado como “un mensajero de los
dioses” y esto está en armonía con los hechos ocultos, porque cuando la
humanidad infantil fue descarriada por los espíritus marcianos de Lucifer y hubo
caído en la generación, se hizo necesario para las otras jerarquías divinas el
tomar medidas para prever una regeneración futura y para impulsar aquel objeto
para el que fueron traídos a la Tierra los Señores de Venus, es decir, para educar
la humanidad de tal modo que el amor pueda substituir a la lujuria y el hombre
pueda de este modo ser inducido á aspirar a algo superior. Mientras que los
Señores de Venus se relacionaron con la Humanidad en general, los más
precoces entre los hombres fueron puestos bajo la vigilancia de los señores de
Mercurio, cuya enseñanza de la sabiduría está simbólicamente representada por
el caduceo o báculo de Mercurio, que consiste en dos serpientes enroscadas
alrededor de una cara e indicando la solución del enigma de la vida, a saber: ¿De
dónde hemos venido? ¿Por qué estamos aquí?, y ¿adonde vamos?, señalando al
aspirante el sendero de involución en espiral por el cual la chispa divina integrada
en la materia, y también la espiral del sendero de la evolución por la cual la
humanidad alcanzará en su día el regazo del Padre, y también el sendero que
acorta el camino, el de la iniciación, representado por la vara central alrededor de
la cual se enroscan las serpientes. Pero para entender estos misterios se requiere
tener mente y razón. Mercurio es, pues, el educador mental del hombre y su lagar
y posición en el horóscopo indican el estado mental de la persona para la cual se
erige el horóscopo.
Siendo el mensajero de los dioses de los otros planetas, Mercurio no tiene
voz propia y es aún más dependiente para su expresión sobre los aspectos de
otros planetas que la Luna, la cual rige la mente instintiva. Así que Mercurio es
realmente un foco a través del cual la razón encuentra expresión en el ser
humano, para actuar como un freno de la naturaleza inferior y ayudarnos para la
elevación de nuestro estado humano al divino. Muchos pueden sentir y sienten
profundamente, pueden tener también un conocimiento considerable, pero pueden
ser incapaces de expresar sus sentimientos para compartir sus conocimientos.
Aún el generalmente llamado aspecto perverso de Mercurio ayuda a exteriorizar lo
que hay internamente y esto es, por lo tanto, mejor que si no tuviese aspectos.
Cuando Mercurio está colocado de modo que, en relación con el Sol,
marcha adelante de tal luminar, tiene el efecto de iluminar materialmente la
mente, porque el Sol representa el ego y puede decirse, por lo tanto, que ilumina
su sendero la lámpara del raciocinio. Por otra parte, si Mercurio está colocado de
modo que sale después del Sol y, por consiguiente, sigue a este luminar, el ego
aprende mucho más después de haber pensado en una cosa que por previsión,
porque camina, hablando comparativamente, en las tinieblas y debe aprender una
gran cantidad de sus lecciones por experiencia.
Como hemos visto que es difícil para un número de estudiantes jóvenes
determinar cuándo Mercurio marcha antes o después del Sol, debemos dar una
explicación de este punto.
Cuando Mercurio está en un grado inferior del mismo signo que el Sol o en
algún grado del signo anterior, entonces, como es consiguiente, saleantes que el
Sol. Por ejemplo: si el Sol está en los 20 grados de Cáncer y Mercurio en los 5, 10
ó 15 grados de tal signo o bien si está en algún grado de Géminis, entonces
Mercurio sale antes del Sol. Pero si está en los 25 grados de Cáncer, que es un
grado más elevado del mismo signo, o bien si está en cualquier grado de Leo, que
es el signo que sigue a Cáncer, entonces sale después del Sol y pierde parte de
su buena influencia.
Un Mercurio en aspecto retrógrado es también un gran detrimento para la
facultad de la razón, pero en el año de la vida en el que Mercurio por progresión
vuelve otra vez a ir directo, las facultades razonadoras mejoran
correspondientemente. Mercurio es fuerte en los signos de aire, Géminis, Libra y
Acuario, pero está exaltado y, por lo tanto, es muy poderoso en Virgo. Mercurio
tiene regencia especial sobre los hombres literatos, escritores, reporteros,
secretarios, escribientes, taquígrafos y mecanógrafos; también sobre los
comisionistas y otros agentes intermediarios; sobre los demagogos, los hombres
de confianza y los ladrones.

***

del libro "El Mensaje de las Estrellas" de Augusta Foss de Heindel y Max Heindel


No hay comentarios:

Publicar un comentario