viernes, 3 de septiembre de 2010

LA MENTE Y EL PLANETA REGENTE - CAPÍTULO XIX





CAPÍTULO XIX

LA MENTE Y EL PLANETA REGENTE
pág. 203

Cuando deseamos estudiar el carácter, la disposición y el temperamento de
cualquiera, debemos previamente comprender que la mente es la piedra angular
del árbol de la personalidad. Pero el carácter, disposición y temperamento no
dependen mucho de la cualidad de la mente, ya sea aguda, perspicaz y alerta, o
bien lenta y perezosa, sino en la dirección que toma para expresarse. Hay
intelectos de primera magnitud que algunas veces hacen uso perverso de él para
la desgracia del pueblo en que viven y para los mismos individuos que de este
modo usan mal su herencia divina, mientras que una mente inferior y más lenta
puede administrar a muchos en lenta pero amorosa manera y alcanzar por esta
forma de bien obrar mucho crecimiento de alma. Así, pues, no es suficiente el
determinar la calidad de la mente; debemos también asegurarnos de la dirección
en que se manifestará. Pero juzgar esto o cualquier otra materia completamente,
implica realmente una consideración completa del horóscopo separadamente y
aparte sobre su significado de los demás asuntos. Pero de modo general el
carácter y la disposición pueden estudiarse por el Sol, la Luna, Mercurio,
Ascendente y el planeta regente.
Se ha hecho costumbre entre muchos astrólogos el considerar al regente
del signo saliente como el regente del horóscopo. Esto está bien en la astrología
médica debido a que el Ascendente representa el cuerpo; pero cuando en
nosotros deseamos juzgar el carácter, el cual es la combinación de todas las
fuerzas enfocadas a través de la rueda de la vida del horóscopo, la cuestión es
diferente. Entonces debemos encontrar el planeta que tiene la influencia más
dominante en la vida, y entonces aquél es el regente de la vida sin importarnos si
es o no el regente del Ascendente. Para encontrar este planeta miremos
primeramente al regente del Ascendente. Si está elevado, esencialmente
dignificado, en algún y con aspectos fuertes, recuérdese, no importa si los
aspectos son buenos o malos mientras que esté cercano y poderoso (porque si
fueran solamente los buenos aspectos los que hacen al regente, entonces sólo
habría buenas personas en el mundo. Pero nosotros sabemos que en el mundo
hay personas de todos los temperamentos y caracteres y, por lo tanto, es
necesario el seleccionar el regente con arreglo a los aspectos sin importarnos si
son buenos o malos), y sobre todo si los aspectos están muy cercanos, entonces
el regente del Ascendente es también el planeta regente, porque ejercerá la
influencia más potente en la vida.
Por otra parte, si otro planeta está más elevado que el regente del
Ascendente, si está exaltado, dignificado esencialmente, o colocado en un ángulo,
y sus aspectos son más poderosos y cercanos que los aspectos del regente del
Ascendente, entonces júzguese que tal planeta será el regente del horóscopo y
ejercerá una influencia dominante en la vida sin importar el hecho de si es o no el
regente del signo saliente.
Pero si hay dos planetas que corren paralelamente en el aspecto de la
regencia, por decirlo así, que no se nota ninguna diferencia grande en favor del
uno y del otro hasta el extremo de hacer difícil la elección, no debe desdeñarse
completamente uno para elegir al otro, porque ambos serán muy activos en la vida
y deben ser clasificados como corregentes.

***

del libro "El Mensaje de las Estrellas" de Augusta Foss de Heindel y Max Heindel

No hay comentarios:

Publicar un comentario