viernes, 3 de septiembre de 2010

Los nativos de Tauro




CAPÍTULO VII
LOS NACIDOS EN LOS DOCE SIGNOS

Los nativos de Tauro

Nacidos del 21 de abril al 22 de mayo

El día 21 de abril el Sol entra en el signo zodiacal del Toro, Tauro, y
permanece en tal signo hasta el 20 de mayo y, por lo tanto, los niños nacidos entre
estas dos fechas adquieren en gran medida las características de este signo.
Tauro está regido por Venus, el planeta del amor y, por lo tanto, los niños de
Tauro tienen una disposición bondadosa y amistosa, pero una vez que han
aceptado o concebido una idea se aferran a ella con tenacidad y se resienten
mucho al verse contrariados y son muy difíciles de convencer de que sufren una
equivocación. Pero una vez que se les ha podido hacer ver que están equivocados
su amor ardiente hacia la justicia y la verdad se levantará en ellos y los llevará
seguramente a reconocer sus equivocaciones y, por lo tanto, a rectificarlas.
Tienen una voluntad muy fuerte y determinada, así que cuando han tomado
una determinación de hacer alguna cosa, generalmente se mueven en este
sentido con persistencia hasta que han conseguido salirse con la suya en lo que
han emprendido. Tienen también una gran habilidad de ejecución y pueden ocupar
posiciones directivas y tener a otros bajo su gobierno. Aunque son siempre
amables y dúctiles cuando se hallan en la compañía de otras personas, tienen una
fuerte tendencia a buscar la soledad y quedarse ensimismados. Parece como si
buscaran inconscientemente barreras entre ellos y las demás personas así que es
muy difícil el ser íntimos amigos de ellos. Los hijos de Tauro son muy intensos en
sus deseos por posiciones materiales y son generalmente muy afortunados para
adquirir estas posiciones, pues además de tener una gran fuerza para ganarse la
vida, son a menudo favorecidos por legados o herencias; pero ellos no desean las
riquezas por el mero hecho de tenerlas, sino por el placer y el confort que estas
riquezas puedan proporcionarles. Son muy amantes de la comodidad y del lujo,
del arte, de la música, del drama y de otros aspectos refinados de la vida. Los
hijos de Tauro tienen una abundancia de vitalidad para empezar la vida, pero son
muy propensos a excederse en el trabajo y en el juego despilfarrando sus
energías y sufriendo enfermedades como consecuencia de esto. Se ven
particularmente atraídos por los placeres de la mesa; les gustan mucho los
alimentos ricos que después, en años siguientes, dan una tendencia a las
afecciones digestivas; a la dilatación del hígado, afecciones del corazón y
congestión de los riñones. Estas afecciones les depararán una vida muy incómoda
en una edad avanzada y, por lo tanto, los padres deben inculcar en ellos sobre
todas las cosas la virtud de la frugalidad, no solamente con el consejo sino con el
ejemplo, porque estos niños de Tauro son muy listos y verán fácilmente “que la
madre y el padre les dicen a ellos que coman muy poco, pero que ellos en cambio
comen todo lo que les da la gana”. Debe también acostumbrárselos a que hagan
mucho ejercicio como medio de promover la salud, porque los niños de Tauro son
más bien indolentes en su naturaleza. Sin embargo, como ya hemos dicho, tienen
una gran vitalidad especialmente si han nacido al salir el Sol, y aunque ellos
puedan estar sujetos a las afecciones mencionadas, tienen generalmente una
larga vida y gran dosis de buena salud, de riqueza y felicidad.

***

del libro "El Mensaje de las Estrellas" de Augusta Foss de Heindel y Max Heindel


No hay comentarios:

Publicar un comentario