viernes, 3 de septiembre de 2010

LA FORTUNA SOCIAL Y ECONÓMICA




LA FORTUNA SOCIAL Y ECONÓMICA
pág. 215

La vocación, fortuna financiera y posición social, al igual que las demás
materias, deben ser juzgadas por todo el horóscopo completa; pero las casas
segunda, sexta, octava y décima, con sus regentes, son los indicadores
principales.

La segunda casa indica lo que la persona gana por sus propios esfuerzos.
Cuando Júpiter, Venus, el Sol, la Luna o Marte están bien aspectados y colocados
en la segunda casa o en el regente de la misma, atraen muchísimas riquezas en
relación con el número y cercanía de sus aspectos o su posición, tal como
dignificación, exaltación o elevación. Pero si Saturno, Marte o Neptuno están
elevados y afligen al Sol o a la Luna, es un seguro indicio de desgracia financiera.
Júpiter, en la segunda casa, es generoso moderadamente, pero Marte hace
a la persona un gastador muy liberal y, por consiguiente, el dinero que proporciona
se marcha con la rapidez con que viene. Saturno en la segunda casa, o su
regente, hace a la persona ahorradora y económica; pero habrá una dificultad
grande para llegar al final de la vida, a menos que Saturno esté en el signo de su
exaltación, Libra, y bien aspectado por Júpiter; entonces la fortuna viene por
legados o en la última parte de la vida. Urano en la segunda casa, y en buen
aspecto con Júpiter o el Sol y la Luna, es también una indicación buena para la
fortuna financiera.

La casa octava: Las influencias planetarias que brindan fortunas
financieras como consecuencia de los esfuerzos propios de la persona cuando
opera por medio de la segunda casa, traen dinero como consecuencia del
compañero de matrimonio o legados al actuar por medio de la casa octava. De
modo que Júpiter, en la casa octava, indica dinero por matrimonie, o por
compañías si está bien aspectado por el Sol, la Luna, Venus o el regente de la
casa séptima. Pero si está aspectado por Saturno o Urano, indica un legado.
Marte en la casa octava, y bien aspectado, señala un compañero de matrimonio o
un socio con capacidad para granar mucho dinero, pero demasiado liberal en sus
gastos. Las otras indicaciones enumeradas que actúan por la segunda casa
pueden ser aplicadas de igual modo a la octava.

***

del libro "El Mensaje de las Estrellas" de Augusta Foss de Heindel y Max Heindel

No hay comentarios:

Publicar un comentario