viernes, 3 de septiembre de 2010

El matrimonio en la mujer




El matrimonio en la mujer
pág. 222

Un matrimonio prematuro está indicado en el horóscopo de una mujer, por:

Primero: Cuando ha nacido con luz lunar, es decir, cuando el luminar de la
noche marca de la nueva a la llena y el Sol está colocado en las casas cuarta,
quinta, sexta, décima, undécima o duodécima.

Segundo: Cuando el Sol y Venus están en uno de los signos fructíferos,
Cáncer, Escorpio o Piscis y bien aspectados.

Tercero: Cuando el Sol, Venus y Marte están bien aspectados,
especialmente en las casas quinta o séptima, las cuales, como hemos dicho, rigen
las relaciones y el matrimonio.

Cuarto: Cuando un signo fructífero está saliendo, con Cáncer, Escorpio o
Piscis en las casas quinta o séptima.

Quinto: Cuando el Sol, Marte y Venus están dignificados, elevados y
aspectados fuerte y bien.

Sexto: Cuando Júpiter o Venus están en la casa séptima bien aspectados.
Indica un matrimonio tardío en el horóscopo de una mujer:

Primero: Cuando ha nacido con Luna obscura, es decir, cuando la Luna
marcha de la llena a la nueva, y el Sol está en las casas primera, segunda,
tercera, séptima, octava o novena.

Segundo: Cuando el Sol y Venus están afligidos por Saturno, Marte, Urano
o Neptuno, especialmente si están colocados en las casas quinta o Séptima, las
cuales gobiernan los cortejos galantes y el matrimonio.

Tercero: Cuando Saturno, Marte, Urano o Neptuno están en las casas
quinta o séptima.

Cuarto: Cuando la Luna está en cuadratura u oposición con Venus o
Júpiter, entonces las demoras o inconvenientes en las relaciones del matrimonio
se manifestarán.

Quinto: Cuando la Luna está en paralelo, cuadratura u oposición con
Urano, la octava de Venus, que también proporcionará dilaciones.
El matrimonio está negado o se efectúa únicamente después de grandes
dificultades:

Primero: Cuando Saturno está en Escorpio, el signo que rige los genitales,
o cuando el Sol está en paralelo, conjunción, cuadratura u oposición con Saturno,
el planeta de la obstrucción, pues entonces el deseo de la naturaleza está
reprimido y de aquí que cuando cualquiera de estas condiciones se encuentra en
el horóscopo de una mujer, es seguro indicio de que permanecerá doncella.

Segundo: Cuando el Sol, o Venus, el planeta del amor, están afligidos en el
signo saturnal Capricornio, especialmente si la aflicción viene de Saturno, el
planeta de la obstrucción, entonces se presentarán muchos obstáculos para el
matrimonio y es muy dudoso que en estas circunstancias se realice.

Tercero: Cuando el Sol y la Luna están afligidos entre sí por cuadratura u
oposición hacen a la persona vacilante en cualquier sentido, y si el Sol, que es el
indicador del matrimonio para una mujer, está colocado en la primera, segunda,
tercera, séptima, octava o novena casas, esto hará extremadamente difícil el llegar
a una decisión respecto al matrimonio. Si hubiera al mismo tiempo una aflicción
entre el Sol y Saturno se opondrá efectivamente a que la persona tomase una
determinación de esta naturaleza y, como consecuencia, el matrimonio no se
efectuaría.

Cuarto: Cuando el Sol, por progresión, no forma aspecto con los oíros
planetas, indica una falta de atracción para el sexo opuesto, que probablemente
acarreará que no se tengan relaciones matrimoniales.

***

del libro "El Mensaje de las Estrellas" de Augusta Foss de Heindel y Max Heindel

No hay comentarios:

Publicar un comentario